Autónomos IRPF 2015: cambios importantes en las retenciones

07 enero
1078
Autónomos IRPF 2015: cambios importantes en las retenciones
/ 0 votos

Las reformas fiscales y la nueva normativa sobre autónomos que se han aprobado han cambiado de manera considerable las retenciones que se aplican en el caso de aquellos que gestionan actividades por cuenta propia. Si tienes un gestor, es probable que él ya te haya informado de todos los cambios, pero si no es tu caso y quieres convencerte de que estás haciendo bien las cosas en el sentido fiscal de tu negocio deberías echar un vistazo a este resumen de novedades en las retenciones para autónomos para este año.


¿Cuál es la retención para los autónomos?


La reforma fiscal supuso cambios en las retenciones que se aplicaban a los autónomos profesionales. Estos trabajadores son aquellos que se dedican a una actividad por cuenta propia en la que ejercen una profesión específica por la que cobran unos honorarios. Para ellos, la ley establece que las retenciones se aplican directamente en la factura final que presentan a sus clientes, siempre que estos sean empresas u otros autónomos. Antes de la subida de impuestos, la retención era del 15 %. Tras esta, se subió al 21 %. En 2015 se planteó que los autónomos se retuviesen a sí mismos un 19 %, y ese porcentaje bajaría al 18 % en 2016.


Sin embargo, la posterior publicación de nuevas medidas de fomento del empleo y las posteriores reformas que cambiaron la carga fiscal de los contribuyentes plantearon que se volviese al 15 % cuando las rentas no superaban los 15.000 euros anuales. Finalmente, se decidió extender la medida a todos los autónomos profesionales. Por lo tanto, salvo modificaciones futuras, los autónomos deben retener en sus facturas el porcentaje del 15 % en el IRPF.


Autónomos empresariales y nuevos autónomos profesionales


Pese a que la actual normativa establece ese nuevo porcentaje del 15 % sobre la facturación total de la actividad, existen algunas excepciones en el caso de los autónomos profesionales. De hecho, Hacienda ofrece la posibilidad de que esa retención sea menor, exactamente del 7 %, cuando los autónomos sean nuevos en la actividad. Es decir, los nuevos profesionales que se den de alta podrán verse beneficiados por una mejor fiscalidad que, aunque puede repercutirles en la declaración de la renta, es positiva para la liquidez necesaria en los inicios de un negocio.


La otra figura que existe en la fiscalidad española dentro del mundo de los trabajadores por cuenta propia es el autónomo empresarial. Dentro de este grupo se encuentran quienes gestionan negocios que ofrecen productos o servicios y cuya organización es más propia de una compañía que de un profesional liberal. Este colectivo no tiene retenciones en sus facturas, sino que debe hacer directamente los ingresos a cuenta a Hacienda de forma trimestral. En su caso, la actual ley ha mantenido este porcentaje sin cambios. El pago a cuenta se hace sobre el 20 % de los beneficios.


¿Significa esto que los autónomos empresariales pagan mucho más que los autónomos profesionales? No, exactamente: aunque adelantar en la declaración del IRPF un 20 % parezca más que una retención del 15 %, hay que recordar que en el primero de los gastos el porcentaje se calcula sobre los beneficios (es decir, sobre los ingresos menos los gastos). Sin embargo, en el caso de los autónomos profesionales, la retención se aplica sobre la facturación total sin tener en cuenta los gastos de la actividad.

¿Conocías a fondo la normativa que hace referencia a las nuevas retenciones de autónomos para 2015 y 2016?

Los costes de ser autónomo

Los costes de ser autónomo

Si ya eres autónomo o estás valorando la opción de serlo este ebook te ayudará a conocer cuáles son los costes económicos y emocionales.

/ 0 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

Páginas Amarillas España - Páginas Amarillas online
© hibu Connect, S.A.U. Todos los derechos reservados.