Fondo de maniobra: ¿por qué es un dato tan importante para tu PYME?

25 noviembre
1339
Fondo de maniobra: ¿por qué es un dato tan importante para tu PYME?
/ 1 voto

Existen tres pilares fundamentales sobre los que se asienta cualquier negocio: un personal cualificado, la captación y fidelización de clientes y el presupuesto. Para que tu PYME funcione correctamente y sea capaz de crecer, deberá existir un equilibrio entre los mencionados soportes.

En multitud de ocasiones, te hemos hablado sobre cómo atraer y mantener a los clientes, la idoneidad de contar con una plantilla competente, pero han sido muchas menos las que hemos ahondado en cuestiones económicas más allá de cómo solicitar préstamos o rellenar formularios para el pago de impuestos. Por eso, en este artículo, te contamos todo lo que debes saber sobre el fondo de maniobra, una métrica y concepto financiero esencial para ahorrarte preocupaciones.


¿Qué quiere decir fondo de maniobra?


Cuando, en la infancia, jugabas a las canicas con tus amigos, las tenías divididas en diferentes categorías: las valiosas, las que te jugabas y las que, en algún momento, te podían sacar del mal trago de perder.

Pues bien, salvando las distancias, tus canicas valiosas son tu activo corriente (tus activos líquidos, existencias, tesorería, derechos de cobro a corto plazo) y las que te apostabas son el pasivo corriente (obligaciones de pago en un plazo menor a un año, las también llamadas obligaciones de pago a corto plazo). A nivel conceptual, de la diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente, resulta el fondo de maniobra, es decir, las canicas que te sacaban de un apuro, lo que, en la vida empresarial, te alejaría de la suspensión de pagos.

Por tanto, el fondo de maniobra es la capacidad con la que tu empresa cuenta para afrontar todos los pagos a corto plazo y las clásicas inversiones para crecer. Si la diferencia entre el activo y el pasivo es positiva, ¡enhorabuena!, tu negocio goza de una excelente salud. En cambio, si es negativa, el diagnóstico ya no resulta tan claro. En principio, no es un resultado para descorchar botellas y brindar, pero tampoco un signo inequívoco de fracaso, ya que se puede dar el caso de que parte de tus activos sean pagos a percibir de clientes que tienen unos plazos de pago más prolongados.


La trascendencia del fondo de maniobra


Como habrás podido deducir del apartado anterior, el fondo de maniobra es un indicador clave para asegurarte la viabilidad de tu PYME y, al mismo tiempo, conocer cuáles son sus fortalezas y debilidades a nivel de liquidez para garantizar tu rentabilidad. Tanto si tu fondo de maniobra es positivo como si es negativo, deberás hacer un seguimiento constante del mismo para consolidar el primero y revertir el segundo. Precisamente, para convertir en positivo un fondo de maniobra negativo, te aconsejamos que sigas los siguientes pasos:


    • Retrasa los pagos a la administración o el pago de tu cuota de autónomo. Cumplir con los plazos es importantísimo, pero Hacienda también tiene en cuenta las diferentes situaciones de los negocios. Aunque, si tu deuda se sitúa por encima de los 18.000 euros, Hacienda te invitará a que le presentes algunas garantías de pago.

    • Retrasa los pagos a tus proveedores. Si negocias unos plazos de pago mayores, tu situación será más desahogada.

    • Recurre, con moderación, a las fórmulas de anticipo de cobros. El funcionamiento es sencillo. Firmas un contrato con un cliente y emites tu factura por los servicios prestados. Sabes a ciencia cierta que el cliente pagará, pero seguramente no de forma inmediata. Como necesitas liquidez para cambiar el signo de tu fondo de maniobra, tu banco, mediante descuento de pagarés o factoring, te adelantan ese dinero.

    • Tira los precios. De esta manera, en principio, conseguirás más clientes. Algunos te pagarán antes, otros más tarde, pero lo que está claro es que tu activo corriente será capaz de superar al pasivo.

    • Solicita un préstamo o una línea de crédito al banco. Tómate este paso como un último recurso, es decir, si tienes el colapso encima.

Tipos de contrato de trabajo: ¿Cuándo deberías utilizar cada uno de ellos?

Tipos de contrato de trabajo: ¿Cuándo deberías utilizar cada uno de ellos?

Un contrato laboral es un documento donde se refleja el acuerdo entre la empresa y el trabajador y en el que se fijan una serie de servicios prestados

/ 1 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

Páginas Amarillas España - Páginas Amarillas online
© hibu Connect, S.A.U. Todos los derechos reservados.