Contabilidad básica: cómo funcionan las amortizaciones

03 diciembre
786
Contabilidad básica: cómo funcionan las amortizaciones
/ 0 votos

Cuando se hace referencia al término amortización pueden surgir ciertas dudas acerca de lo que significa en el mundo de la contabilidad de la empresa. En realidad, simplificando el concepto, amortizar un activo implica dividir su valor real en el mercado en el momento de la compra por el total de tiempo que va a ser de utilidad a la empresa. Sin embargo, pueden existir otros tipos de amortizaciones para ajustar el precio del bien en el mercado o para mostrar la reducción de valor que ha sufrido.


El concepto de amortización en la contabilidad de la empresa


Aunque la definición de amortización en la contabilidad ha quedado clara en el párrafo anterior, existen dos fórmulas diferentes para reflejarlo en los libros de la empresa. Ambas quedan explicadas en el esquema que sigue a continuación y, en todo caso, son independientes de la normativa fiscal contable vigente, la cual analizamos en el siguiente apartado del artículo:


  • Amortización del activo: En este caso se incluye una reducción directa del activo y se crea un asiento de gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias.


  • Amortización en pasivo: Si se opta por esta vía, se debe incluir idéntico gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias, pero en el balance de la situación no se disminuye el valor del activo, sino que se crea una cuenta de pasivo en la que se realiza la disminución de dicho capital.


Además de estas dos clases de amortizaciones que hay en contabilidad, existen distintos modos de aplicarlas. El más común es el que se conoce como amortización lineal y consiste en la reducción del valor del activo en la misma cantidad año a año. Se trata de la metodología más simple de control y justificación y, en ese sentido, es la más popular entre pymes y autónomos.


La fiscalidad de las amortizaciones


Con la Reforma Fiscal se introdujeron cambios en la Ley de Sociedades que han modificado la manera de realizar las amortizaciones de bienes tangibles e intangibles en las empresas. Dicha normativa afecta igualmente a los autónomos que desarrollan una actividad económica, independientemente de la naturaleza de esta. Las novedades implican que se han unificado todas las tablas existentes hasta la fecha y se ha dejado una única, con independencia del sector al que se refiera. En estas nuevas tablas, que se pueden consultar directamente en la web de la Agencia Tributaria, se establece un tiempo máximo de amortización del bien y un coeficiente máximo de su valor deducible anualmente. El contribuyente puede elegir entre ambas variables como mejor le convenga. Si sus ingresos son altos, es preferible tomar el coeficiente máximo. Si ese año fiscal apenas hay beneficios, lo mejor es optar por el tiempo máximo de amortización.


Hay que añadir además que la reforma incluye la posibilidad de optar por la amortización libre de todos aquellos activos cuyo precio unitario no supere los 300 euros, siempre y cuando el valor total invertido en ellos anualmente no alcance la cifra de 25.000 euros. Además, en el caso de las pymes y las pequeñas empresas se hace una excepción, aumentando el límite disponible a los 600 euros y permitiendo una amortización acelerada que multiplica por dos los coeficientes de amortización de las tablas.


¿Has estado aplicando correctamente la normativa relativa a la fiscalidad de las amortizaciones en tu negocio?

Los costes de ser autónomo

Los costes de ser autónomo

Si ya eres autónomo o estás valorando la opción de serlo este ebook te ayudará a conocer cuáles son los costes económicos y emocionales.

/ 0 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

Páginas Amarillas España - Páginas Amarillas online
© hibu Connect, S.A.U. Todos los derechos reservados.