¿Es útil el Recurso Preventivo en profesiones con riesgos especiales?

18 octubre
1047
¿Es útil el Recurso Preventivo en profesiones con riesgos especiales?
/ 1 voto

Disponer de una sede funcional, una plantilla de grandes profesionales o alcanzar el éxito son algunas de las cosas que más te preocupan cuando fundas una empresa. Todo ello es de vital importancia, pero, normalmente, solemos olvidarnos de algo que lo es mucho más, la seguridad y la Prevención de Riesgos Laborales.

La última ley que abordaba este asunto es la 54/2003, que reformaba el marco normativo en materia de Prevención de Riesgos Laborales. Aún en vigor, esta norma introducía el recurso preventivo, una figura de la que te hablamos en esta ocasión.


Recurso preventivo, ¿qué es?


Con la llegada de la democracia, el artículo 40.2 de la Carta Magna convirtió en derecho constitucional el bienestar del trabajador en el ejercicio de su profesión. En 1995 se aprobaba la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que fue complementada con el Real Decreto 39/1997, la Ley 54/2003, el RD 171/2004 y el RD 604/2006.

Según la Ley 54/2003, el recurso preventivo es uno o más trabajadores, independientes del departamento de prevención de riesgos de ese negocio, formados en prevención, cuyas funciones consisten en apoyar y reforzar dicha prevención. O dicho de otra manera, el recurso preventivo es una figura que complementa la prevención de tu empresa si tus trabajadores realizan actividades peligrosas.


Estos recursos preventivos pueden ser de tres tipos:


    • Nombrados por la empresa.

    • Que formen parte de tu departamento de prevención.

    • Que no pertenezcan a tu plantilla, sino a la de otro negocio dedicado a la prevención, que tu contrates.


La Ley del 2003, simplemente introducía la figura del recurso preventivo, pero no fue hasta el Real Decreto de 2006 que fueron establecidos los supuestos en los que es necesaria su presencia:


    • Cuando existen riesgos graves de sepultamiento, hundimiento o caída de altura.

    • Cuando tus trabajadores se ven expuestos a agentes químicos, biológicos y, también, a radiaciones ionizantes que, por ley, se dan en zonas controladas o vigiladas.

    • Cuando la actividad de tu empresa se desarrolla cerca de líneas eléctricas de alta tensión.

    • Cuando tus empleados se expongan a riesgo de ahogamiento por inmersión.

    • Cuando eres una empresa dedicada a las obras de excavación de túneles, pozos y todos aquellos trabajos que requieran mover tierra subterránea.

    • Cuando tu plantilla realiza trabajos en inmersión con equipo subacuático y/o en cajones de aire comprimido.

    • Cuando sea necesario el uso de explosivos.

    • Cuando la actividad profesional de tus trabajadores requiera montar o desmontar elementos prefabricados pesados.


Como curiosidad, decir que estos supuestos ya fueron aclarados en el anexo II del Real Decreto 1627/1997.


La utilidad del recurso preventivo


En la Ley 54/2003 quedan establecidas las funciones del recurso preventivo, que pueden resumirse en supervisar y controlar la correcta aplicación de las medidas de prevención en los casos mencionados en el apartado anterior. En el caso de que se percate de un incumplimiento de esas actividades preventivas, está obligado a realizar las indicaciones necesarias, tanto al resto de recursos preventivos (si los hubiera), como al departamento de prevención y, por supuesto, al empresario para que tomen las medidas necesarias.

Eso sí, para que la figura del recurso preventivo resulte útil, tu empresa deberá dotarle de los medios necesarios para que pueda velar por el cumplimiento de las medidas de prevención y hacer un correcto seguimiento de su implantación, si detectase carencias en su desarrollo. Asimismo, para que su actividad quede registrada, es recomendable que todas y cada una de sus comunicaciones se hagan por escrito.

Por tanto, como has visto, la figura del recurso preventivo es de vital importancia porque garantiza que los trabajadores tengan asegurada la correcta aplicación de las medidas de prevención y, así, puedan desarrollar su actividad profesional sin que sea vea perjudicada su salud e integridad.

Los costes de ser autónomo

Los costes de ser autónomo

Si ya eres autónomo o estás valorando la opción de serlo este ebook te ayudará a conocer cuáles son los costes económicos y emocionales.

/ 1 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

Páginas Amarillas España - Páginas Amarillas online
© hibu Connect, S.A.U. Todos los derechos reservados.